Marvel recupera a uno de sus personajes más añorados, aunque en modo “reboot” adolescente.
Chema Mansilla

Desde su primera aparición en los años 70, Nova ha sido un personaje que ha ido apareciendo y desapareciendo en los cómics de la editorial. Recuerdo con un cariño especial su regreso de la mano de Los Nuevos Guerreros en los noventa (con esa cola de caballo que pondría envidioso al mismísimo Furio de Los Soprano), pero parecía que el personaje no terminaba de encajar en ninguna colección. “La Bala Humana” volaba entre el Universo Marvel urbano, haciendo team-up con Spider-Man, y las aventuras más cómicas, buscándole las cosquillas a gente como Thanos.
No ha sido hasta hace poco que Marvel comenzó a explorar en profundidad la mítica del personaje, y su afiliación a los Nova Corps. Un cuerpo de policía espacial que recordaba mucho al cuerpo de Green Lanterns de La Distinguida Competencia, que vivía un momento de gran popularidad. Más allá de la originalidad de la idea, Nova y los Nova Corps suponían una pieza más en el mosaico cósmico de Marvel, que más allá de Kree y Skrulls, parece que nunca termina de cuajar. Tal vez por eso Marvel decidió sacrificar al personaje, Richard Rider y centrarse en Los Guardianes de la Galaxia. Una cabecera totalmente remozada y que trataba de darle un toque Star Wars al cosmos de Marvel.
Tras el anuncio de la película de Guardianes, y la confirmación de que la Nova Corps tendrá un papel de gran importancia, la editorial trae de regreso el cocepto de Nova, que no al personaje. Porque en su más pura tradición “todo poder lleva una gran responsabilidad”, Marvel coloca como protagonista de Nova a un joven adolescente que debe aprender a vivir con la responsabilidad y los poderes de ser un poderosos guerrero galáctico, y además, lidiar con cambios hormonales, matones de instituto y una madre preocupada. Más parecido a Peter Parker y en lugar de volar, Nova treparía muros.

Sam Alexander es un adolescente que ha crecido en un pequeño pueblo escuchando las historias de su padre. en ellas él es un héroe del espacio, miembro de un cuerpo de élite de los Nova Corps, pero abandonó su vida de aventuras para regresar a la Tierra y hacerse cargo de su familia. Dado que su padre es el bedel del instituto y tiene ciertos problemas de alcoholemia, nunca ha dado ningún crédito a sus historias, pero tras desaparecer su padre misteriosamente, descubrirá que es el heredero de la responsabilidad de su padre como miembro de los Nova Corps. Aprender a usar sus poderes, hacer los deberes, ayudar a los Vengadores, evitar al abusón del instituto y no destruir su pueblo serán algunos de los problemas con los que deberá empezar a lidiar.

Jeb Loeb, un guionista algo irregular, ha sido elegido para relanzar esta cabecera, dándole un toque juvenil, seguro que con la esperanza de atraer a nuevos lectores, Tal vez a los lectores más veteranos de Marvel la serie les parezca algo infantil. Las desventuras de un outsider de instituto que tiene una vida secreta llena de aventuras posiblemente no atraiga a los lectores más maduros, que pueden estar disfrutando tranquilamente de eventos como Infinito. El arte de Ed McGuiness ayuda a que la serie tenga un aire todavía más juvenil. Su estilo “amerimanaga” da lo justo para que las páginas sean dinámicas, coloristas y con alguna splash page de vez en cuando, pero se ajusta perfectamente al tono de la serie. Muy alejado de lo que estamos viendo hacer a otros artistas en series como Vengadores o Thor.

Evidentemente Marvel ha pensado este título para lectores jóvenes que pueden sentirse atraídos por este tipo de aventuras igual que los lectores veteranos lo hicieron en su momento con otras series, como la citada anteriormente Nuevos Guerreros. No voy a decir que eso sea algo malo, ni mucho menos. Me gusta ver como Marvel tiene fuerza suficiente como para jugar a distintos niveles y darle una oportunidad a todo tipo de lectores. En todo caso sí que achacaría una preocupante falta de originalidad en el planteamiento de la historia, pero será el paso de los meses (y de los números) la que dirá hasta qué punto el nuevo Nova tiene gancho suficiente como para integrarse con el resto del Universo Marvel de manera definitiva y crecer y desarrollarse en él, más allá de los encuentros ocasionales con otros personajes populares (Spider-Man, Thor, Mapache Cohete…) en ese tipo de maniobras claramente comerciales que todos conocemos.

En cualquier caso, el cómic (que editará Panini en España en un tomo en diciembre) se deja leer, y tiene el atractivo de presentar el origen de un nuevo personaje Marvel, que siempre es algo interesante de presenciar.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla