Activision y Beenox vuelven a hacerse cargo del juego inspirado por la nueva película de Spider-Man
Por Chema Mansilla

 

Soy un entusiasta del anterior juego de Amazing Spider-Man desarrollado por Beenox. Creo que junto con el Spider-Man de Dreamscast, no ha existido otro juego tan completo, divertido y que consiga trasladar al jugador la sensación “real” de ser Spider-Man. Un juego magnífico, con algunos detalles algo flojos y normalmente asociados siempre a este tipo de juegos franquiciados que salen a rebufo del blockbuster de turno. Por eso mis expectativas con esta secuela eran altas.

Nada más comenzar el juego uno siente la libertad de ser un joven adolescente con súper-poderes dando saltos increíbles entre los rascacielos de Nueva York. Y en ese mismo instante se da cuenta de que está jugando al mismo juego de hace dos años. Simplemente empezamos el juego llevando el traje original de los cómics (el de esta nueva película), y no el de la primera entrega de la saga “Amazing”. Y me ha parecido injusto. El juego sigue siendo tan magnífico como lo era el de 2012: divertido y espectacular, dentro de sus posibilidades. Pero el mismo juego que hace 2 años. La herida es más sangrante si el juego se prueba en consola de nueva generación, como PS4, porque la mejora visual respecto al resto de versiones es mínima. Igual que lo es respecto a un juego de hace 2 años. A esto me refiero con que es algo “injusto”. Si tienes “Amazing Spider-Man”, y te has comprado “Amazing Spider-Man 2”, simplemente has comprado un montón de nuevas misiones para el mismo juego.

Sí, hay ciertas novedades, más allá de la historia del juego o los personajes que presenta la trama. Existen nuevas habilidades y algunos cambios menores en la mecánica. En resumen, un juego divertido, pero técnicamente algo limitado. La idea de poner a Spider-Man en un sand-box vuelve a ser gloriosa, lástima de no haber podido disponer de más tiempo para se desarrollo. Este juego, con más tiempo y presumuesto, podría llegar a ser absolutamente increíble… Pero ya se sabe, las exigencias de la industria son las que son…

Dicho esto, también todo lo que tenía de bueno aquel magnífico título está aquí. El juego nos ofrece un entorno abierto bastante grande que representa con bastante fidelidad las calles de nueva York. No es GTA, pero está bastante bien. Poder desplazarte entre los edificios saltando y balanceandote es algo realmente espectacular. Algunos detalles técnicos son flojos, como ciertas animaciones o que que en la calle no se vean más de cinco personas a la vez y que tres de ellas sean clones idénticos. Pero la magia Spider-Man está ahí, si no eres muy quisquilloso con apalear una y otra vez al mismo pandillero. También hay que sufrir unas insufribles pantallas de carga después de realizar cada misión que destruyen toda sensación de dinamismo en este sandbox. A pesar de ellos, si te gusta el personaje y quieres la versión en videojuego más cercana a lo que puedes imaginar cuando lees los cómics de Marvel, éste es tu juego. Éste es el simulador de Spider-Man más conseguido. Es una lástima que el producto no esté más cuidado, como puedan estarlo las última aventuras de Batman en los juegos de la Distinguida Competencia, pero el juego cumple con creces su papel de título franquiciado.

Como fan de Marvel hay que destacar la revisión de la relación entre Peter y Kraven El Cazador  con un montón de guiños para el aficionado, y la inclusión de Kingpin como personaje de peso (liteal) en la trama. El marvelita estará encantado con detalles que sólo están ahí para el aficionado más fiel a los cómics, como lo que piensa Peter sobre los cómics de Ultimate Spider-Man. Charlar con Stan Lee, algunos Quick Events realmente entretenidos, las misiones de infiltración y las revisiones de ciertos villanos clásicos son atractivos suficientes para dejarse atrapar en la red de este juego, aunque lo que realmente engancha es dedicarse a pasear, con el inimitable estilo de nuestro amigo y vecino Spider-Man, por los cielos de la ciudad. Si alguna vez has soñado con ser Spider-Man, éste es el momento.

Sigue a Chema Mansilla en Twitter: @ChemaMansilla