Un cómic de superhéroes tiene que ser divertido por obligación.Pensadlo, aventuras descabelladas protagonizadas por personas en ropa interior con poderes increíbles. Parece tan obvio, tan fácil de conseguir. Aún así, la experiencia dice que no, hace falta una dósis especial de talento para conseguirlo. Peter David lo consigue, otra vez por vez primera.
Por Javi Jiménez.

Uno es un lector relativamente nuevo en el mundo del cómic, un mundo realmente inmenso e inabarcable como todos sabéis, y claro la probabilidad de que pase desapercibida obra como esta, publicada ya hace casi 15 años, es demasiado alta. Por suerte, como la mayoría de las cosas buenas, vuelven , el ciclo de las reediciones es implacable y ahora le ha tocado el turno a Capitán Marvel escrito por el siempre laureado Peter David y dibujado por Criscross en el volumen tres del personaje, publicado originalmente a principios del 2000.

Capitán Marvel- PEter david, CrissCros

Las colecciones cósmicas de Marvel siempre han tenido un aire especial y la suma de Peter David al asunto hacía que Capitán Marvel fuera una compra segura. ¡Y no me arrepiento de nada! Pues en mis manos me he encontrado con uno de los cómics de superhéroes más divertidos que he leído. Os pongo en situación, Genis-Vell, el hijo del Capitán Mar-Vell, ahora comparte cuerpo con el bueno de Rick Jones . ¡Cómo si el pobre Rick no tuviera ya suficientes problemas! Con una relación tensa con su mujer,bueno, más bien su aspirante a ex-mujer, a Rick no le hace falta ocuparse de amenazas interestelares en sus ratos libres. Mala suerte. Cada vez que Rick cruce las negabandas, el Capitán Marvel aparecerá para ocuparse de todo y mientras tanto Genis será una segunda voz de su consciencia. Sin comerlo ni beberlo, la vida de Rick se ha convertido en una sit-com de compañeros de piso cósmicos a la que solo le faltan las risas enlatadas.

Como ya sabréis, Peter David es un guionista genial, capaz de hilar referencias a otros medios, el humor, la acción superheroica , el Universo Marvel, con críticas contra la ablación de clítoris. Este primer tomo de Capitán Marvel es jolgorio, diversión y acción bien comprimida que hace que el primer año de la etapa entre entre pecho y espalada sin necesitar agua ni nada. Podría intentar hacer un símil con alguna de las colecciones actuales, pero a excepción de su genial X-Factor ninguna puede comparársela ya que el tono de la colección es personal e intransferible. No solo por el guionista, además el dibujo de Criscross le va como anillo al dedo, capaz de darle un estilo cartoon muy adecuado al tono de la serie así como de ponerse serio y dar unas buenas páginas de acción.

Aún queda tiempo para ponerse meta

Podría pasarme todo el día halagando al Capitán Marvel, pero eso no os dejaría disfrutar de este cómic made in Marvel. Si como yo no conocíais la serie, este es el momento de leerla y disfrutarla, Panini Comics la reedita en su formato CES, y el segundo tomo caerá en breves y la cosa promete. Aferraos al cómic y gritad bien fuerte conmigo: ¡Vaya-Ganso-Soy!

Sigue a Javi Jiménez en Twitter en: @Teren25