Fox da una de cal y otra de arena con su nueva película con los mutantes de Marvel
Por Chema Mansilla

Como fan de Marvel es difícil no salir de ver X-Men Apocalipsis con sentimientos encontrados. Por un lado la nueva película de Bryan Singer es un espectáculo con la escala y la puesta épica que los cómics de Marvel reclaman. Por otro lado los planteamientos de la película se alejan demasiado del material original. Algunas veces demasiado.

No tiene mucho sentido volver hablar sobre si Fox está adaptando los tebeos de Marvel o si simplemente los está usando como material de referencia. Es algo de lo que hablamos con cada nuevo estreno mutante. Y ya es algo evidente que tanto Fox como Bryan Singer hacen con cada nuevo estreno un expolio cruel de la mitología mutante, tomando de aquí y de allá lo que creen que puede interesar al público y llevándolo a la pantalla de la que creen que es la manera más espectacular posible. No puedo criticarlo. La propia Marvel lo hace con sus películas, aunque tal vez se ciña algo más al material original de manera puntual. No voy a criticar ya este punto, pero sí que resulta interesante ver cómo, a base de secuelas, Fox ha creado su propio Universo Mutante cinematográfico, que poco se parece al de las viñetas. Las tramas de cada nueva película van creando una red de relaciones entre los personajes que realmente resulta muy interesante. En el epicentro de esta red se encuentran McAvoy y Fassbender, como Xavier y Magneto, dos actores asentados ya en sus respectivos papeles y que veo especialmente motivados y cómodos en esta última película. Su trabajo es de lo más destacable de X-Men Apocalipsis, más allá del torrente de sobrecogedores efectos especiales. Tal vez la historia de Magneto, por ser la más dramática y la más ambigua moralmente, sea la más atractiva. Me encantaría ver una película dedicada al personaje en exclusiva tan sólo con la presentación que se hace de él en esta ocasión.

La dinámica entre los dos personajes se mantiene en marcha, una vez más, gracias a Mística, un personaje que en los tebeos ha tenido siempre una importancia relativa y que en esta saga cinematográfica, gracias a que luce la cara de Jennifer Lawrence, copa más minutos de metraje del que necesario. Incluso del justificable por el guión. Como contrapunto al buen trabajo de McAvoy y Fassbender me he tropezado con una desganada Lawrence, que de manera sorprendente y lejos de lo que es habitual en ella, ni resulta simpática, ni carismática, ni mínimamente interesante. Un personaje sobreexplotado y una actuación muy poco inspirada que parece haber contagiado también al director Bryan Singer, en esta ocasión mucho más interesado en apabullar al espectador con los efectos especiales que en trabajar unos personajes que piden a gritos algo más de caracterización.

En una película con un reparto tan numeroso, con tantos personajes, sabemos que es difícil encontrar un buen equilibrio y que cada cual pueda disfrutar de su minuto de gloria. Y tal como cabía esperar, tras el fantasma de X-Men 3, volvemos a encontrar un buen puñado de personajes que sólo están ahí para llenar el hueco en determinados planos y que apenas dicen una línea o dos de diálogo que justifique su aparición en el cartel de la película. Es especialmente lamentable en el caso de los cuatro “jinetes” de Apocalipsis, que protagonizan algunos momentos cinematográficos simplemente bochornos. Es más doloroso todavía para el fan de Marvel cuando se trata de personajes tan queridos como Tormenta o Mariposa Mental, condenados en esta película a provocar la vergüenza ajena en el espectador.

Ya que hablo de los villanos, el gran malo de la película, Apocalipsis, ha sido desde las primeras imágenes del rodaje, unos de los elementos más polémicos de la película. Y es triste tener que achacar cierto sabor de fracaso en la adaptación del personaje a un tema de producción, algo imperdonable en una película de esta escala y con este presupuesto. El personaje está bien traído de los cómics, y el trabajo de Oscar Isaac, recién aparcado el Ala-x de Poe Dameron en segunda fila, es sobresaliente. Lástima que un maquillaje terrible (hay primeros planos en los que las prótesis faciales acaparan el protagonismo por su falta de sutileza), un horriblemente diseñado traje de gomaespuma y unas plataformas que ya las quisiera más de una dragqueen encarcelen el buen trabajo de Isaac por poner en pantalla a uno de los enemigos más emblemático de los mutantes.

Dicho esto, X-Men Apocalipsis también quiere dar un relevo generacional a los mutantes de este reboot (que no es reboot pero que sí que lo es) que se inició en Primera Generación y sirve de puente para que pasemos a disfrutar de películas de mutantes protagonizadas por los mutantes que ha protagonizado los tebeos durante tantos años. Los acontecimientos desencadenados en este película son una promesa de acercamiento a los cómics para la próxima entrega de la saga. Ya en este película nos encontramos con una amenaza argumental de escala mundial, algo digno de ver en el cine y que además, como en los mejores tebeos de la franquicia, plantea preguntas interesantes al público. Lástima que el conflicto se solucione de manera típica y tópica, aunque no por ello menos impresionante y especialmente satisfactoria para los fans de Marvel, que parece que finalmente verán unos de sus hitos mutantes más queridos en pantalla.

Con todo, la película resulta espectacular, pero irregular. Tal vez se deba al lastre de su propia continuidad argumental de  película en película, o de un equipo de producción y reparto que comienza a dar síntomas de agotamiento. En cualquier caso cumple perfectamente el papel de película bisagra y episódica, presentando de manera interesante nuevas situaciones a desarrollar en las próximas películas. Yo me daría por satisfecho con que la Jean Grey de Sophie Turner (recién llegada de Poniente) siga el camino que ha comenzado aquí. Bien sabe Kirby que con Hugh Jackman a punto de despedirse de la franquicia, la saga necesita un personaje fuerte y atractivo para mantener el motor en marcha. ¿Quién mejor que Jean Grey?

Sigue a Todo Marvel en Twitter: @TodoMarvel o Facebook, y si te gusta, comparte.