El ínclito Javier Jiménez y el tenaz Chema Mansilla enfrentan sus opiniones sobre las últimas aventuras de Silver Surfer.
Por Javier Jiménez y Chema Mansilla

silver+surfer+allred

¡Estela Plateada ha vuelto! ¡Y de las manos de Dan Slott y Mike Allred! ¡Regocijémonos! Pues es un equipo creativo brillante, un personaje altamente carismático y una propuesta con muchas ganas de ser revitalizante y diferente. Es Estela Plateada, el surfista más molón del universo yéndose de aventuras con una chica humana a la que apenas conoce y cuyo destino está estrechamente ligado a él. ¡Chachi piruli! ¡Estupendástico! ¡Fantabuloso! ¿No?

Javier Jiménez

Este es otro de los títulos Marvel que clasificamos dentro de la hornada de Hulka, Ojo de Halcón, FF, Superior Foes of Spider-man y Daredevil. Lecturas que tratan de ser frescas y aportar su granito de arena para que el panorama comiquero mainstream no se convierta en un erial desalmado repleto de crossovers y cosas sin sentido. Así que de primeras, esta etapa de Estela Plateada mola. Incluso leyendo el primer número de la colección pensaba que iba a convertirse en una de mis colecciones favoritas, pero me temo que hay algo que no termina de encajarme…

Dan Slott a pesar de lo criticado que es, para mi no es un mal guionista. De hecho me encanta su etapa en Spider-Man.  Así que no tengo ningún tipo de prejucio con que se ponga a guionizar surfistas y extraterrestres variados. Incluso en el primer arco argumental, donde nos presenta a Dawn Greenwood, la terrestre que no quiere dejar su ciudad y mucho menos pensaba en viajar por el espacio subida a una tabla de surf junto a un ser plateado de inconmensurable poder cósmico; la serie tiene esa sensación de aventura desenfadada, un sense of wonder que bien nos puede recordar a Star Wars o Indiana Jones. Hay imaginación a raudales, y un poco de sabor clásico con personajes que parecen sacados de la edad de plata…

Y sin embargo, algo falla. Los guiones de Slott acaban cayendo en ser demasiado simplistas, buscan el chascarrillo fácil y a veces las situaciones acaban resueltas básicamente porque si. El tono de la serie en consecuencia acaba bastante infantilizado, no llega al nivel de brillantez que se podía encontrar en A lo Grande en sus comienzos con Spider-Man, donde también predominaba este tono. Donde en el otro caso acaba siendo una sensación de alegría y descubrimiento contagiosa, aquí falla en comunicar su intención. Al menos conmigo no lo consigue.

No puedo terminar este versus con un tono completamente negativo, a pesar de que acabe siendo un divertimento bastante intranscendente(algo perfectamente correcto), contamos con la presencia de Mike Allred. Y solo por sus viñetas, sus portadas y sus detalles, merece mucho la pena leer este cómic. Estela Plateada le va como anillo al dedo y verlo dibujar extraterrestres varios no hace más que hacerle sumar enteros. Desde luego el cómic es una delicia visual.

A mi no ha acabado de convencerme, para mi no es el cómic del año como muchos anunciaban hace no mucho. Quizás mejore en los siguientes números, podemos concederle sin mucho esfuerzo el beneficio de la duda. Estela Plateada no es un mal cómic en absoluto, de hecho, si tuviera que leer un cómic con un chavalín de 8 o 9 años, esta sería mi primera elección, pues no se me ocurre otra forma mejor de iniciarse en el mundo Marvel ahora mismo.

Chema Mansilla

Lo primero es lo primero: sí, “Estela Plateada“. No entremos en temas de traducción y nombres, que si Wolverine, que si Lobezno, que si Carcayú. A nosotros nos tocó “Estela Plateada”, y auqnue suena muy “new age”, no deja de molar más que “Surfista Plateado”. Dicho esto, voy a ser muy breve defendiendo el trabajo de Slott y Allred con este personaje. ¿Te gusta Doctor Who? Pues te va a gustar este cómic. Básicamente porque este Silver Surfer es un plagio sonrojante de la serie de la BBC. A saber: un alienígena de inmenso poder y transporte estrafalario viaja por el inmenso espacio maravillándose de las maravillas del cosmos y filosofando aquí y allá sobre la vida y la muerte en todas sus manifestaciones hasta que decide adoptar como acompañante a una de esas molestas criaturas humanas para compartir sus viajes”. Para quienes no sigan ni las aventuras del Doctor ni las de Estela Plateada, diremos que al “sense of wonder” del que habla mi compañero Javi un poco más arriba hay que sumar un componente “camp” que tanto gusta a Allred y un poco de “todo vale”.

Yo creo que Marvel, viendo el éxito de Doctor Who, no ha querido perder esa Tardis ese tren y ha creado un producto a medida para todos esos fans, y de paso, vender un buen puñado de tebeos. No lo criticaré demasido porque me gusta el resutlado Por un lado, me gusta Doctor Who, y por el otro creo que Slott, sin ser santo de mi devoción, cumple con el encargo. Tampoco es que el trabajo sea muy exigente. Es copiar un producto ya existente y mantener la maquinaria en movimiento hasta que las ventas desciendan y se cancele la serie. En cualquier caso, la serie me divierte. y eso ya es mucho decir, porque últimamente en los cómics de Marvel están de un “intenso” que casi parece una tragedia griega. Y luego lo de los crossovers, que te saltas un número y ya andas mareado dos años, pasando de evento en evento sin saber que Steve Rogers ahora es un señor mayor, que Hulk vuelve a ser inteligente y se llamar Doc Green o que a Lobezno (Wolverine, para quien guste) le han despachado.

El caso es que esta serie es divertida. ¿Tiene el chiste fácil? Pues sí. Pero es que Slott no da para más, yo creo, para chascarrillo y aventurillas sin más complicación. Es el trabbajo de Allred el que enriquece esta serie hasta convertirla en una pequella galería de las maravillas. Su estilo pop es el ácido que aviva los colores y anima las formas del espacio, donde no sólo está Thanos siendo muy villano y los Guardianes de la Galaxia gozando de su fama internacional, también hay alienígenas con problemas laboralesales, relaciones sentimentales entre entidades cósmicas y todo tipo de civilizaciones que NO planean conquistar la Tierra. Una válvula de escape para que el lector de Marvel se distraiga y disfrute con lecturas sencillas, pero  originales e inesperadas. En uno de los número de la serie se reúnen Doctor Extraño, Hulk y Silver Surfer, y esa historia no sólo recupera la fórmula clásica de “nos pegamos entre nosotros y luego pegamos al malo de turno los tres juntos”, es que además lo hace muy bien.

La nueva serie de Silver Surfer es escapismo puro. No de la realidad, sino de la propia realidad de Marvel. Y eso está muy bien.

Sigue a Javi Jiménez (@Teren25 ) y a  @ChemaMansilla  en Twitter.