Una de las etapas más míticas y recordadas de Thor, y obra cumbre de Walter Simonson.
Por Carles Torrellas

Cuando a cualquier aficionado al cómic veterano, le preguntas cual ha sido para él una de las mejores etapas del dios nórdico te responderá sin duda alguna que aquella que estuvo a cargo de Walt Simonson, a inicios de la década de los años 80. Y dentro de esa etapa posiblemente los primeros números sean los que recuerde con más cariño. Esos número iniciales son los que más adelante fueron recopilados en la saga conocida como LA BALADA DE BILL RAYOS BETA.

Si no conocéis esta saga, seguramente os estaréis preguntando qué tiene que la hace tan especial. Sencillamente tiene a alguien digno de levantar el Mjölnir y así poseer el poder de Thor, sin que éste sea Thor u Odín, Padre de Todos. Y quien realiza esa proeza no es otro que Bill Rayos Beta, un korbinita que se ofreció voluntario para ser sometido a experimentos que le convirtieran en el campeón-protector de su especie en su huida de los demonios del fuego de Surtur luchando por la supervivencia. Ahí es nada.

El carácter sacrificado de Bill, más allá de su aspecto grotesco y monstruoso, se ganó el corazón de los lectores, así como se había ganado el desprecio de los suyos por su aspecto alterado quirúrgicamente por los propios científicos korbinitas. Los mismos que idearon el plan de supervivencia de la especie y que crearon a Skuttlebutt, la nave inteligente que junto con Bill, protegerían la migración del pueblo korbinita. Pero Bill no solo consiguió el cariño de los lectores con su forma de ser, también más, pero eso lo deberéis descubrir vosotros mismos sumergiéndoos en esta gran lectura.

Sin duda alguna Walt Simonson supo capturar la esencia de los mitos escandinavos, en esta etapa suya, recientemente reeditada por Panini en, para mi personalmente, el mejor formato acorde para esta maravillosa etapa. Si como os comenté en la reseña de La Muerte Del Capitán Marvel, Jim Starlin supo captar la humanidad de los superhéroes, así como la heroicidad del propio Marvel, lo propio hizo en su etapa en Thor Walter Simonson. Fue tal su impacto visual y el nivel de calidad de esta etapa fue tan alto que, personalmente, supuso un lastre para posteriores equipos que se encargaron de narrar las aventuras del dios nórdico.

Como pasa con toda gran obra, LA BALADA DE BILL RAYOS BETA conserva aún hoy, más de treinta años después de su publicación, toda la fuerza y epicidad que rezumaban cada una de sus páginas en noviembre de 1983, cuando los lectores conocimos por primera vez a este Korbinita. Y cuando un autor está en gracia y crea a un GRANDÍSIMO PERSONAJE como sería el caso de BILL RAYOS BETA, el resultado solo puede significar un personaje carismático y con un aspecto tan potente e imponente que deja huella en lectores, dibujantes y guionistas que saben como tratarlo y solo hacen que enriquecer el aureola que envuelve al personaje.

Porque más allá de su aspecto monstruoso (porque no lo neguemos, su cabeza recuerda el craneo de un caballo) lo que hace grande a BILL es ese aura que transmite de nobleza, heroicidad y dignidad. Cualidades que le valieron para ser digno de alzar el Mjölnir y así poseer el poder del mismisimo Thor. El alma de Bill rezumaba tanta nobleza que conmovió al propio Odín, y no solo mandó forjar para él un martillo “hermano” del poderoso Mjölnir, que el Padre de Todos lo bautizó como Stormbreaker, sinó que dotó a Stormbreaker con el encantamiento que transformaba a Thor en el Dr. Donald Blake, y como ese hechizo solo podía poseerlo un solo martillo, lo quitó de Mjolnir y lo puso en Stormbreaker para que así Bill pudiera recuperar su aspecto original korbinita. Y por lo tanto es en esta saga donde el Dr. Donald Blake “desaparece” de la continuidad de Thor.

En definitiva, para mí, LA BALADA DE BILL RAYOS BETA es como los cantares de gesta medievales, o los libros de caballerias pero modernos, y como alguién me diga que un comic de 1983 es antiguo, ¡mejor que salga por la de Villadiego porque ni Thor, ni Bill Rayos Beta, ni todos los asgardianos lo salvarian de mi furibunda persecución!!! Hahahahaha. Ahora en serio si no habeis tenido ocasión de leerla, hacedlo porque no solo es una gozada visualmente, sino también en cuanto a guión se refiere. Si pensais en haceros una comicteca, sin duda alguna esta obra ha de formar parte de ella. Palabra de Frik ;-)

Sigue a Todo Marvel en Twitter: @TodoMarvel