Jason Aaron se ha convertido en uno de los guionistas de referencia  dentro de Marvel Cómics Mucho ha llovido desde aquella primera historia con Lobezno, su Scalped , su etapa con el garras, Thor y demostrando con su Lobezno y la Patrulla-X que era un guionista de múltiples registros.Esta es una de las pocas supervivientes de la era  pre-Marvel Now,  y no por azares del destino.
Por Javi Jiménez

Parece que ha pasado una eternidad desde aquel Cisma que separó la Patrulla X en dos facciones, una liderada por Cíclope, Scott Summers afincada en Utopía en un contexto de guerra constante por la supervivencia, y otra algo menos beligerante dirigida por el belicoso(¡HUMOR!) Lobezno, quien volvería a los orígenes de las enseñanzas de Charles Xavier con la creación del Instituto Jean Grey para Jóvenes Mutantes. Con el número 1 de Lobezno y La Patrulla -X comenzaba la más atípica aventura que El Garras se haya enfrentado nunca y tal vez la más difícil: Convertirse en el director de un instituto repleto de jóvenes e inexpertos mutantes y que nadie muera en el intento. A España llegó ese primer número de la mano de Panini Comics en junio de 2012,  que resultó en una de las series más frescas del panorama.

Durante los  35 números que lleva la serie publicados en España hasta la fecha (#18 de Panini) hemos tenido de todo: los duros comienzos de la Academia Jean Grey vs los inspectores de educación federales, la elección de profesorado(con algunos gagas ) , el nuevo Chiqui-Club Fuego Infernal, el circo de los Horrores,Bamfs, Kitty Pride embarazada, aventuras en casinos extraterrestres, lobotomias, muertes, drama, Lobezno enfundado en traje de payaso, Sauron profesor, Doop, romance…

Como veis Aaron ha tenido gran libertad para colocar casi cualquier cosa en un cómic que no puede meterse en el mismo saco que el resto. Tan pronto encuentras con las aventuras del profesorado que recuerdan a lo que anteriormente era la Patrulla-X , con ese ligero toque irónico que tienen los villanos de la colección, aunque algunos de ell0s sean verdaderamente chungos dan para carcajada, como tan pronto te encuentras con el desarrollo de los personajes de los alumnos del instituto, envueltos en su drama adolescente de hormonas y nuevas extremidades tentaculares.  Lobezno y La Patrulla-X tiene como idea principal a Logan dirigiendo un instituto. Con una premisa así,  la comedia está servida, pero que nadie se crea que Jason Aaron se va a quedar ahí: Cuando la cosa se pone fea, se pone fea de verdad. Y ahí lo dejo para aquellos que aún no hayáis  decidido  a embarcaros en la serie.

Hay muchas razones para que,  todos los meses coja mi ejemplar de Lobezno y la Patrulla-X  y una son los personajes y no los más conocidos por todos precisamente. Desde las pequeñas vueltas de tuerca de algunos  como puede ser Sapo en su papel de conserje ,  hasta los personajes que han sido moldeados por las manos de Aaron en la colección. Ahí tenemos a Nido, el entrañable empollón que trata de huir de su herencia genética asesina como miembro del Nido; a Idie una adolescente confundida y horrorizada por sus poderes mutantes y Kid Omega, Quentin Quire el gamberro y rebelde declarado de la escuela, que sin embargo se le ve a la legua la cara de buenazo que tiene, icono pop en sus ratos libres.  Si para el primer arco argumental alguno de ellos no os ha conquistado: es que tenéis el corazón de piedra amigos.

En el apartado artístico varios nombres han rondado la colección,  desde los comienzos de la serie con lápices a manos de Chris Bachalo hasta el posterior asentamiento de Nick Bradshaw como dibujante oficial de la serie. Un cómic peculiar requiere un apartado gráfico acorde. El acercamiento que ha habido por parte de los dos dibujantes y algún otro que se ha dejado caer es un trazo cercano al cartoon.  Para mi gusto, Bradshaw es el dibujante ideal de la serie,  con un dibujo más detallista que  Bachalo y que es capaz de narrar unas buenas escenas de acción acompañadas con unas muy buenas splash pages cuando son necesarias. Sin embargo, las estrellas del apartado gráfico es la increíble galería de portadas que ha tenido la serie. Desde aquellas portadas con pequeños gagas, hasta algunas verdaderamente chulas, ya sea por composición, originalidad o nivel de detalle.

Un aspecto muy a destacar de la colección es lo bien que aguanta el formato de grapa, creando números bastante compactos (todo lo posible en la época del decompressive story-telling) que se disfrutan muy bien por si solos. Raro es el número que no tenga esa pequeña vuelta de tuerca, ese chiste o esa escena que hace que merezca la pena haber comprado la grapa. Aaron ha desmotrado ser un guionista capaz y siempre me ha llamado la atención lo bien tratados que están los eventos en las páginas de su colección. Siempre que hay mutantes de por medio sabes de que mínimo un par de eventos pasarán por tus páginas, e incluso algunos que no me gustaron nada (véase Vengadores vs X-Men) salen de estas páginas muy bien parados.

Si vais en busca de lecturas ligeras y divertidas sin querer renunciar a la calidad, Lobezno y La Patrulla-X es una muy buena elección. Los buenos ratos están asegurados, además ¿Cómo no comprar una colección en la que hay un número dedicado a Doop dibujado por Mike Allred?

Sigue a Javi Jiménez en Twitter en: @Teren25