Un hito en Marvel y el primer gran evento de carácter cósmico de Los Vengadores
Por Carles Torrellas

The_Kree-Skrull_War_Starring_the_Avengers

Hablar de LA GUERRA KREE-SKRULL, así en mayúsculas, es hablar de las historias que han hecho que Marvel sea tan y tan querida por el fandom,  aunque últimamente dan más de cal que de arena. También estamos hablando de unos de los trabajos más memorables de Roy Thomas y John Buscema, junto con un joven Neal Adams que daría mucho que hablar en la industria del cómic a partir de ese momento. Y es que Adams supo dar un aspecto de humanizado realismo a estos iconos de Marvel. No es algo nuevo, ya que desde los tiempos de Lee / Kirby ha sido algo que los diferencia, al menos para un servidor, a los superheroes Marvel de los de DC, que tienen un aura de imbatibilidad que les resta épica. Los héroes de Marvel son más vulnerables, pero son más indomables, y tal vez con el trabajo de Adams en esta saga sea la primera vez que lo vemos dibujado como merece. Los personajes de Marvel luchan con todas sus fuerzas ante enemigos imbatibles, no temen hacer un gran sacrificio personal por el bien colectivo y estos ejemplos los veremos en esta obra. Aunque no digo que los superhéroes de DC no hagan lo mismo… En cualquier caso, hoy os dejo un cebo para atraparos en la lectura (y relectura) de esta saga, sin recurrir a hablar directamente de Los Vengadores.

Hablamos de esta saga con respeto y admiración porque, señores míos, estamos hablando de una historia que cuenta ya con 44 años a sus espaldas. Y quizás sea por mi cariño por las historias clásicas, pero pocos eventos de los recientes han conseguido llegar a la suela de los zapatos a esta historia. Estamos ante una historia donde Los Vengadores están más debilitados que nunca y se enfrentan a una de sus mayores amenazas, nada más y nada menos que dos imperios intergalácticos que llevan milenios en lucha fratricida. Unos pocos, contra miles de billones de Krees y Skrulls. Si esto no es épico que baje San Jack Kirby y me lo diga.

Además, y de regalo, tenemos un cómic en la que cada una de sus páginas es una obra de arte, y si no me falla la memoria fue el primer cómic que como lector me impresionó y me maravilló. Y que no deja de ser todo un homenaje a un hito del cine de ciencia ficción como es la película de Richard Flesicher Fantastic Voyage. La sonrisa que se ha dibujado en algunos rostros me demuestran que sabéis muy bien a que cómic me refiero, y que tiene como protagonista precisamente a Ant-Man.

En este cómic tenemos un magnifico ejercicio de continuidad por parte de Thomas. Puesto que en lugar de sacarse de la manga a otros Skrulls para participar en su historia, utiliza a los que Los 4 Fantásticos vencieron en una de sus primeras aventuras, y que Reed Richards hipnotizó haciéndolos creer que eran unas simples vacas. Estos pequeños detalles son los que poco a poco entretejían el entramado que acabó generando el Universo Marvel. Pero centrémonos en esta saga: como en las epopeyas clásicas, primero el héroe cae, fruto de las maquinaciones de los enemigos, y en su momento de mayor debilidad es cuando las tornas se giran y consigue alzarse con la victoria y demostrar que todo el desprestigio que sufrió al inicio fue solo una manipulación malintencionada.

Revisitandolo para poder refrescar los recuerdos que tenía de esta saga, no he podido evitar encontrar referencias cinematográficas y literarias. Vayamos primero por las cinematográficas, la ya muy obvia de Fantastic Voyage que he citado un poco más arriba, pero también podemos encontrar cierta referencia, o más bien deberíamos hablar de influencia, de esa obra maestra del cine que es LOS SIETE SAMURAIS, del grandioso Akira Kurosawa. Aunque seguramente os sonará mucho más su remake norteamericano dirigido por John Sturges y protagonizado por Yul Briner, Eli Wallach, Steve McQueen, Charles Bronson, Robert Vaughn, James Coburn y Brad Dexter, me refiero a LOS SIETE MAGNÍFICOS.

No sólo de referencias cinematográficas se sirve este cómic, el número 93 para ser más precisos, sino que cada una de las tres partes en las que está dividido rinde homenaje a tres obras clásicas de fantasía. Me refiero a ”Regreso a la Tierra” de Raymond F.Jones, “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne y “La guerra de los mundos” de H.G.Wells. Y esto no sucede en este número si no que también sucede en otros números que componen esta saga. Entre otras muchas sorpresas que nos depara esta saga, también veremos como inteligentemente Thomas recupera a viejos héroes de la Golden Age de Timely, la original Marvel, en esta épica saga.

El gran caramelo de esta saga fue lo que supuso a la hora de expandir las fronteras del Universo Marvel. Es un de los primeros ejemplos claros del expansionismo Marvel, donde a sus héroes se les empieza a quedar pequeña la Tierra. En lugar de ser este “pequeño punto azul pálido” (que decía el bueno de Sagan) el receptor de la invasión y amenaza de turno, sirve de trampolín para que Los Vengadores comiencen a explorar el espacio y todo el entramado exopolítico que lo puebla. No deja de ser éste un cómic heredero de los ideales públicos de la “carrera espacial”…

Me gustaría contaros más del argumento de la misma, pero prefiero que os sumerjáis vosotros mismos y disfrutéis lo que es el “sense of wonder” que hizo grande a Marvel. Leed, disfrutad, releed, buscad referencias a libros, películas… Y decidme si estos cómics cómics  no son verdaderas obras maestras que perviven en todo su esplendor años (¡décadas!) después de su publicación.

Sigue a Todo Marvel en Twitter: @TodoMarvel y si te gusta, comparte.