Uno de los estrenos más polémicos de Marvel de los últimos años
Por Todo Marvel

sam-wilson-captain-america-1

Algo pasa en la sociedad norteamericana que no deja de ser, en mi opinión, preocupante. Durante los últimos meses hemos visto una creciente tensión racial en los medios, algo que en esta web no nos sentimos cualificados para analizar. Pero es una situación similar, y tal vez heredera, de aquella que llevó a Marvel en su momento a convertir a Steve Rogers en un patriota desencantado con las políticas de su país. También la actualidad social de aquel momento hizo de Sam Wilson, El Halcón, algo más que un sidekick.

Han pasado bastantes años pero parece que se ha aprendido poco. Las tensiones, los roces y la agresividad social sigue ahí. Y cuando Marvel decidió que Sam Wilson sería el nuevo Capitán América, no fueron pocos los que se llevaron un tremendo disgusto ante de la idea de que su abanderado preferido no fuera un hombre blanco. En los últimos días también hemos visto cómo un evento mediático como es el estreno de la nueva película de Star Wars, El Despertar de la Fuerza, también se ve salpicado de polémica debido al protagonismo del actor John Boyega.

Una de las cosas que más me gusta de Marvel es la capacidad que siempre ha tenido para adaptarse a la realidad social y política (al menos, a la de Estados Unidos). Por eso me gusta que Sam Wilson sea el nuevo Capitán América. Y eso que le tengo un cariño muy especial a Steve Rogers. Me gusta la idea, aunque imagino que se trata de algo temporal. El caso es que Sam Wilson ha demostrado ser un personaje que mucha personalidad, como decía antes, algo más que un sidekick para el Capi, y hay muchos guionistas que han sabido sacar partido de ello y han dejado crecer esa personalidad y reforzarla con grandes historias. Y ahora que es el Capi me he llevado una tremenda sorpresa, muy agradable, al ver que Marvel no está adaptando a Sam Wilson al molde de Capitán América. Wilson ES el Capitán América. Y en este primer número de la nueva serie regular del personaje, inteligentemente escrito por Nick Spencer y estupendamente dibujado por mi admirado Daniel Acuña, vamos a encontrarnos una jugada interesante, y una consecuencia que resulta completamente metatextual.

Sam Wilson, un auténtico creyente en el significado del icono del Capitán América, ha decidido que en adelante portará el escudo bajo sus propios términos. Eso significa romper lazos con S.H.I.E.L.D. y el gobierno. Tanto, que para financiarse deberá recurrir a donaciones privadas vía kickstarter. Así que, una vez más, el Capitán América va por libre. Su decisión no es bien recibida por los organismos competentes, que evidentemente, comprenden el peligro que supone para su imagen y credibilidad que el Capitán América se desentienda de sus políticas.

Esta situación pronto lleva a un conflicto directo cuyo detonante tiene como protagonista a Los Hijos de la Serpiente, un grupúsculo clásico de Marvel que recupera sus raíces racistas y que ahora se dedica a patrullar la frontera con México a la caza de las familias inmigrantes que tratan de llegar a Estados Unidos en busca de un futuro mejor.

Hasta aquí resulta algo interesante, pero nada especialmente llamativo. Y a pesar de ello, se ha creado una gran llamada de atención desde los grupos más reaccionarios de la sociedad norteamericana (Fox principalmente, imagino que por nada que tenga que ver con los derechos de explotación cinematográfica de nada, simplemente por su sesgo político), que han señalado este episodio como algo antipatriótico, e imagino, moralmente pernicioso. Me resulta gratificante, y sorprendente, ver cómo una reflexión “pop” de una situación real termina convirtiéndose en un síntoma más de esa realidad social, en el que la raza del Capitán América resulta algo incómodo, en el que su crítica a las actividades de las instituciones es tachada de antipatriótica, y su defensa de los derechos humanos un motivo de alarma. ¡Y todo esto en un tebeo de algo más de 24 páginas!

Creo que se le está dando poca importancia a este tebeo, y en general, a esta etapa de Wilson como Capitán América. Si el que un hombre negro se vista con la bandera de su país y decida luchar por los derechos y todo lo bueno que, hipotéticamente, esa bandera viene a significar resulta algo llamativo, alarmante o peligroso para nadie, entonces es que ese personaje es más importante que nunca. Y su lucha, fuera de las páginas de los cómics, más necesaria que nunca.

Hay que seguir con atención esta serie, porque San Wilson tiene mucho que decir. Esperemos que Marvel aguante el tirón y sea valiente como sus personajes, y no termine escondiendo este interesante momento de su historia bajo la alfombra.

Sigue a Todo Marvel en Twitter: @TodoMarvel o Facebook, y si te gusta, comparte.